martes, 15 de marzo de 2011

Inside Story - Winning the Libyan conflict

Libia: y qué más

 
En Afganistán a la ISAF se la conoce como I see Americans fight (Veo solo luchando a los americanos). El secretario de Defensa Robert Gates lo ha recordado en la OTAN la semana pasada con sus duras críticas a los europeos quienes, en su opinión, “sólo hablan de salir y no de combatir”.

En el caso libio la OTAN no lo está haciendo mucho mejor. En sus siglas anglosajonas, la NATO, se ha convertido en No action, Only Talks, esto es, “No actuar, sólo hablar”. Por ejemplo, para esa tan cacareada zona de exclusión aérea, el secretario de la Alianza ha dicho que es necesario previamente contar con la aceptación por parte de la Liga Árabe; la autorización de la ONU; y que participen fuerzas de países árabes. Ayer ya se cumplió la primera. ¿Seremos capaces de hacer que se cumplan las otras dos?

Y sobre todo, ¿a qué responden dichos requisitos? Supongamos que el Consejo de Seguridad no se pone de acuerdo sobre una intervención contra Gaddafi. ¿Significa eso que tenemos que permanecer impasible mientras mata a los suyos y vuelve a hacerse con el control del país? ¿Y si los árabes no envían fuerzas? La OTAN se ha metido ella sola en un buen lio.
Es más, toda esta discusión resulta más bizantina si se recuerda que, históricamente, las zonas de exclusión aérea no han servido para casi nada: las peores matanzas en Bosnia y en Irak se produjeron bajo ellas sin ningún problema.

Si de verdad se quiere modificar el balance militar a favor de los opositores a Gaddafi lo que hay que hacer y de manera inmediata es comenzar a enviarle munición, armas, sistemas de comunicaciones y un puñado de entrenadores militares. Gaddafi cuenta con suficientes fuerzas terrestres como para vencerles, eso sí, más lentamente y con mayores sufrimientos.
Afirmar que Gaddafi se tiene que ir, reconocer a los líderes rebeldes y no hacer nada para que el cambio se haga realidad es una cobardía que va en contra del sentido común y, aún peor, de nuestros intereses estratégicos.
Grupo de Estudios Estratégicos (España)



miércoles, 23 de febrero de 2011

The battle of the US-Mexico frontier

The United States has built a huge fence to keep Mexican immigrants out. It has cost billions, split communities – but does it work?.
Charlie Bruce was a Texas police chief of the old school. In more than four decades on the force he gave homegrown criminals good reason to steer clear of Del Rio, his small town on the United States's southern border, but held no grudge against the steady flow of Mexicans across the frontier in search of opportunity. He admired them for their hard work and the chances they took to better themselves. Besides, some of them built his house.
 
What happened on the other side of the border, in Mexico, was another matter. There, Bruce unashamedly admits that for years he used his authority as a Texan police officer to run a lucrative smuggling racket. Mostly he dealt in duty-free whisky and cigarettes shipped in to Mexico, bribing officials with tens of thousands of dollars a time to avoid taxes, and then promptly selling the contraband on to Americans who brought it back across the border.
Occasionally Bruce branched out. He laughs when he recalls the handsome profit made from exploiting a sugar shortage in the 70s by paying off an official to illegally sell him a stock of subsidised sugar sitting in a Mexican government warehouse, which he shipped to a pie-maker in Philadelphia.

Now 75 and retired to a new house a stone's throw from the border, he recounts his years as a smuggler with undisguised pride and admits that it was all made possible by being a police officer. "That's exactly why I got by with it, because I was well known over there. My shield was law enforcement. I got by with murder more than other people," he says. "Other people may think it's wrong but the border's its own world."
Bruce laughs derisively at Washington's grand scheme to change that world. In the coming weeks, the US department of homeland security expects to complete the final parts of a nearly 700 mile (1,100km) fence and wall along the Mexican border intended to curb the perpetual flow of Latin Americans in search of work, and to block the ceaseless caravan of drugs feeding a very demanding American habit. The spur, though, was 9/11 and the ever-present fear of terrorist infiltrators.
The barrier covers one-third of the US's entire southern frontier with Mexico. In parts it is a fence about 5 metres (17ft) high built of a strong steel mesh and painted the same rust colour as the surrounding earth. In some places it is topped by coils of barbed wire; in others it is a solid steel wall. The fence cuts through towns and divides the desert. Its length is patrolled by thousands of armed border, drug enforcement and FBI agents. In Arizona they are complemented by an armed vigilante militia, the Minutemen.

The remaining 1,300 miles of border will be protected by a "virtual fence" – a network of electronic sensors, cameras, towers and high-flying drones that can see for more than 300 miles – that's already in place along parts of the frontier, setting off border patrols in pursuit of figures seen scurrying across screens or picked up by the motion detectors. The whole project is costing more than $4bn (£2.6bn), with the border fence alone working out at about $5m a mile.
The barrier's supporters say it is good value for money in the face of what they portray as an onslaught of illegal immigrants – increasingly scapegoats for economic blight and unemployment as they are accused of "stealing our jobs" – drug traffickers and the threat of terrorism. Others back the fence as a means to discourage what they describe as a flood of Mexican women pouring in to the US to have "anchor babies" – children who automatically gain American citizenship by being born inside the country.
Arizona's governor, Jan Brewer, has backed the fence because, she says, her state has become "the gateway to America for drug trafficking, extortion, kidnapping and crime". Fear in the state was stoked by the death in March last year of an Arizona rancher who authorities believe was shot on his farm by a drug-smuggling scout. In December, a border patrol agent was murdered by smugglers.
The barrier is a popular backdrop for political campaign adverts: John McCain was pictured driving along it demanding that the government "finish the dang fence". But for many who live on the border, particularly in Texas, alarm at the prospect of a fence dividing communities has turned to derision at what is shaping up to be a spectacular – and expensive – failure.

"The only thing it's deterred is a few wetbacks [Mexicans illegal immigrants] coming in and out," said Bruce. "And it's only slowed them down because the economy's so bad there's no jobs on this side of the border. You get back to a hot economy, here they come. Goddamn you'd better get your horses out because there are going to be lots of them coming and no fence is going to stop them or anyone else."
Eagle Pass was the first US settlement on the Rio Grande. A narrow stretch of the river divides it from Piedras Negras in Mexico, whose singular claim to recognition is as the birthplace of the nacho. Residents of the two towns mostly regard them as one. For years, Eagle Pass had almost no restaurants because its population strolled across the border to eat in the cheaper establishments on the other side. Almost everyone in the town is of Mexican origin and families straddle the border, which was what made estate agent Chad Foster so unusual when he was elected the first non-Hispanic mayor of Eagle Pass in more than four decades.
"They couldn't find anyone else so they came to me," he jokes. He proved a shrewd choice in 2004 when there was a Texan in the White House, George Bush, and Eagle Pass had caught Washington's eye as a gaping hole in border security.


Foster is the kind of Texan – an imposing, hunting, bull-wrestling Republican who is rarely seen in public without his cowboy hat – who was not easily ignored in Bush-era Washington. But he didn't have anything to say that the administration wanted to hear. The department of homeland security was still planning the fence in 2006 and had latched on to Eagle Pass as a major problem. It wasn't hard to see why. The town's municipal golf course runs right up to the Rio Grande. Mexico is so close that players have little difficulty in whacking balls across the border. As it was, the real problem for golfers was to avoid hitting illegal immigrants who swam the river and scurried across the course every few minutes. "There were 200-a-day coming across," says Foster. "The Mexicans liked to cross there because they could disappear in to the town within minutes."
Washington told Eagle Pass and other towns strung along the Texas border that it intended to build a barrier on the frontier. Mayors of the towns, grouped under the Texas Border Coalition (TBC), collectively renounced any physical barrier. Officials from Washington arrived to talk to Eagle Pass's council, where opposition hardened as they were told that the fence would run through the golf course. "The number that David Aguilar, the head of border patrol, came up with is that the fence would slow down an illegal entry by three to four minutes," says Foster. "To save three to four minutes and negatively impact our community and relations with our neighbours, you erect a wall between neighbours for no real purpose?"

So far as Foster and much of Eagle Pass was concerned the illegal immigrants weren't a problem. Most got through the town as fast as they could and kept going. Others provided the agricultural and construction labour that the local residents were not prepared to do. But the US's drug tsar, Gil Kerlikowske, has said the Texas border is his greatest concern because of the level of narcotraficante, or drug trafficker, violence on the other side. The Council on Foreign Relations says that Mexico is now more violent than Afghanistan or Iraq with its 20,000-plus deaths in the government's five-year war with the drug traffickers.
Nowhere has been hit worse than Ciudad Juárez, sitting just across the river from the US town of El PasoJuárez is arguably the most dangerous city in the western hemisphere, with about 3,000 killings there bynarcotraficantes last year alone.
"It is more dangerous to walk the streets of Juárez, a few blocks from El Paso, than it is to walk the streets of Baghdad," the attorney general of Texas, Greg Abbott, told Fox News. "There is a very serious problem that is beginning to bulge at our borders and put American lives at risk."
What Abbot did not say was that whatever may be happening in Juárez, El Paso is statistically among the very safest cities in the US. There were just five murders there last year. In 2009 there were 12, still far below other US cities of a similar size.
But then there was the ace up Washington's sleeve: terrorism. When the Border Patrol moved to persuade frontier communities of the need for the fence, the first slide in the presentation was an image of the Twin Towers burning on 11 September 2001. It's an emotional and persuasive argument for many Americans. If Mexicans can breeze across the border, why can't al-Qaida? Never mind that the perpetrators of all the terrorist attacks on the US over the past 20 years have arrived by plane on student or tourist visas. Or in the case of homegrown terrorists, such as Timothy McVeigh, who murdered 168 people by blowing up a federal building in Oklahoma City in 1995, via the local maternity ward.


The government pressed ahead with its plan for the fence, regardless. Bush's homeland security secretary, Michael Chertoff, overrode dozens of federal statutes, and all state, city and tribal legislation governing everything from the environment, to property rights and historic preservation.
As the fence went up through Eagle Pass, across the river in Piedras Negras the local state government was building a "green wall" of trees on the edge of the Rio Grande in repudiation. Residents such as Guillermo Berchelmann, who used to nip across the border to buy cigarettes because they were cheaper in the US, have seen the frontier solidify with closer immigration checks, delays and an erosion of the idea of two towns united by a common border.
"I'm no homeland security strategist but in our view the fence is offensive," says Berchelmann, who runs restaurants in both towns. "People don't understand it. Eagle Pass and Piedras are one community. We intermarry. We have family there. Students from Eagle Pass come to school in Piedras Negras. We cross every day. We used to cross several times a day."
Berchelmann says he is also upset at the rhetoric echoing across the US. "I find it very disturbing. The language is offensive when they talk about anchor babies. It's their country, but are Mexicans taking away jobs from Americans? No. Those jobs were always done by Mexican immigrant workers. If you take those immigrants out, you stop agriculture cold. Corn production, wheat production, apples, oranges, you name it. That's the reality."
But residents of Eagle Pass are increasingly fearful of crossing the border as drug gang violence in its twin has risen sharply. The town's police chief was murdered last April. He had been appointed just three weeks earlier to purge the force of corrupt links to the traffickers. In the following months, the deputy police chief and three other officers were abducted.

Foster and other border mayors came to the view that the fence wasn't being built because of a serious threat to national security but to provide middle America with an illusion. "This fence is a placebo. It gives somebody in mid-America a fluffy warm feeling. It really provides no real deterrent. Look at the wonderfully engineered tunnels under the physical barriers that have been constructed in California, Arizona and New Mexico. They're backing up vehicles and climbing over. It's a very expensive joke," says Foster.

Efrain Valdez, the mayor of Del Rio and chairman of the TBC until last July, has also lashed out at supporters of the fence. "Beginning in the early 20th century, the US government has financed the construction of border fences in El Paso. In 1925, a 'hog-tight, horse-high and bootlegger-proof' barbed-wire fence was built in El Paso. Observation towers were added in 1937," he wrote last year. "As is true of the modern-day fence, the impact was minimal. The observation towers were removed under President Eisenhower, in part because of their resemblance to towers in East Berlin. In 1978, the fence between El Paso and Juárez was replaced with new "impregnable" 12ft-high metal barriers topped with barbed concertina wire. The new fence's manufacturer claimed that the wire strands of which they were made would be so sharp that anyone who tried to scale them might lose his fingers and toes. Within a week after the fences were finished, they were full of holes, some large enough to drive a truck through.
"In the past few years, the US department of homeland security has spent hundreds of millions of dollars constructing new and 'improved' fencing between El Paso and Juárez, obviously with the same ineffective results that have been evident for 85 years."

The ways around the fence have not changed much. In California, pickup trucks pull up, lean a ladder from the back to the top of the wire and the migrants are over in a minute. In the Arizona desert, smugglers have dug short tunnels under the fence. If the border patrol, farmers or Minutemen stumble on them, a new tunnel appears a few miles away. Other smugglers cut through the fence with hacksaws and blowtorches. Some have even built ramps to drive vehicles to the top of the wire and then lower immigrants down the other side.

But the fence has not been without impact. The barrier may deter some immigrants but for others it has added to the physical dangers of seeking a better life. Some now cross deeper into the desert, to remote areas away from assistance, and pay with their lives. They take to backtrails, attempt to head through mountains. Often they are ill-prepared with insufficient water or protection from the relentless sun. Their corpses are increasingly found in Arizona, where the morgue in Tucson is now overflowing with unidentified bodies. Some areas are so isolated that by the time they are found the bodies are little more than skin on bone. Some immigrants, lost and knowing what awaits them, have hanged themselves from trees.

Last year, the bodies of more than 400 suspected illegal immigrants were found in the desert, mostly in Arizona. Governor Brewer misused the rising number of such deaths to justify her popular but constitutionally questionable law requiring the police to detain anyone suspected of being an illegal immigrant. She claimed that some of the corpses were headless, murder victims of drug cartels. But when the police said no headless corpses had been found, Brewer declined to discuss her evidence and ran away from reporters pressing the question.

Foster says Americans look to the fence because they lack the will to do what really has to be done to curb the flow of drugs – reduce the market and end the sale of weapons to the Mexican cartels. "We're funding and arming the narcotraficantes, and then we blame the Mexicans," he says. "Billions of dollars Americans have spent on drugs go back to Mexico. Ninety per cent of the guns the narcos use come from the US. And our government does almost nothing about it."
The Obama administration appears to be recognising the futility of the barrier. Already it is backing away from the "virtual fence" after the US government has spent close to $1bn on the 53-mile network. An investigation by the GAO found that the electronic sensors could not tell the difference between people and small animals or large vehicles. The radar wasn't much better. It would have cost at least another $8bn to fill in the rest of the gaps.

But now the US is left with a fence and wall full of holes. Charlie Bruce, the former sheriff, smiles at the absurdity of it all. And what he sees as the hypocrisy of his fellow Americans who vilify illegal immigrants and then hire them to clean their houses, tend their gardens and build their swimming pools. Americans such as Meg Whitman, the billionaire Republican contender to be governor of California who supports the border fence and opposes amnesty for illegal immigrants, and who was exposed as employing a housekeeper working illegally in the US for nearly a decade.

"A lot of these guys from Mexico, you've heard about them being lazy. They're definitely not lazy people. They're hard-working folks. I wonder in San Antonio and Dallas and Fort Worth and Austin how they'd ever build a goddamn house without Mexicans. They built this house here. I don't know where I would be without them Mexicans helping me," says Bruce.
The Guardian (Reino Unido)

domingo, 20 de febrero de 2011

Wikileaks: Estados Unidos y Colombia negociaron con alias Cesar

Por los caminos de las urbes mayas en la Ruta Puuc

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de febrero.- La Ruta Puuc abarca las urbes más importantes de la cultura Maya que se establecieron en el estado de Yucatán. Puuc es un nombre maya que significa serie de cerros de escasa altura y es uno de los cinco estilos arquitectónicos de la cultura maya.
Es una zona arqueológica y cultural con un estilo muy peculiar: pirámides rematadas por cresterías, pequeñas y falsas columnas encajadas en las fachadas, rombos y grecas; zonas como Uxmal, Oxkintok, Kabah, Sayil, Xlapak, Labná, Loltún, Chacmultún y Tekax son claro ejemplo del estilo Puuc.
En esta zona existen varias cisternas o chultunes que servían para que los habitantes recogieran el agua de las lluvias, ya que no contaban con otra fuente de abasto, es por eso que las representaciones del dios Chaac, dios de la lluvia, son numerosas, ya que la población maya le rendía culto para pedirle lluvias suficientes.
Uxmal y Kabah
Uxmal es la ciudad más representativa del estilo Puuc. Cuenta con la estructura más impresionante y con una altura de más de 35 metros: la Casa del Adivino, que consta de cinco diferentes estructuras y épocas, cada una de ellas con su propio templo.
Detrás de ésta se encuentra la Casa de las Monjas, un gran patio donde se alzan edificaciones que tienen un gran número de aposentos que se abren al patio. Los muros inferiores son lisos, mientras que los superiores tienen una muy nutrida ornamentación. En las esquinas hay mascarones de Chaac y cabezas de serpiente.
La ciudad de Kabah se distingue por una larga ocupación, por su ubicación estratégica y por la calidad de las piedras labradas que embellecen y dan significado a sus construcciones.
Ese sitio también cuenta con un pequeño conjunto habitacional con un templo central que marca la entrada a la ciudad.
Su nombre significa “El señor de la mano fuerte y poderosa”; se cree que este nombre está asociado con la representación que hay a su entrada en donde se observa una
escultura que representa a un hombre que sostiene con su mano una serpiente.
La “estera enrocada” es la traducción de Codz Poop y es el edificio más relevante. La fachada oeste tiene mascarones de Chaac y debajo hay una greca de serpientes entrelazadas y sobre los mascarones hay una decoración geométrica a base de triángulos.
Flor de piedra
Loltún, que significa “flor de piedra”. Es el nombre de unas grutas que llaman la atención ya que se ha encontrado evidencia de asentamientos humanos de hace 400 a 700 años.
Los mayas las utilizaban para proveerse de arcilla, con la que fabricaban sus utensilios, y, también, como centro religioso y refugio. Cuenta con pinturas rupestres. Se pueden apreciar diversas figuras que se han ido formando y a las cuales se les han puesto diversos nombres. Un atractivo más dentro de estas grutas es una serie de columnas que al golpearlas producen sonidos de diferentes tonos.
En esas áreas de vestigios arqueológicos abundan los sacbés, calzadas que unen, y esas estructuradas ciudades arcaicas.
Éstos son sólo tres ejemplos de las ciudades que recorre la Ruta Puuc
EXCELSIOR - MEXICO

domingo, 6 de febrero de 2011

Disparan a la Joya de México

REPORTAJE

Disparan a la joya de México

El auge económico y cultural de Monterrey se ve amenazado por la violencia 

 El avión de las ocho de la mañana que cubre la ruta Distrito Federal-Monterrey va lleno. El de las nueve, casi. El ocupante del asiento 5-A le cuenta al del 5-B que es chileno, ingeniero de minas, y que suele viajar a México todos los meses para cuidar las inversiones de su empresa, una multinacional radicada en Suiza. Dice que, de un tiempo a esta parte, lo hace con cierta preocupación -que comparte con su familia- por la situación de violencia que vive el norte del país. Doce horas después, el ingeniero aguarda en su lujoso hotel a que una camioneta blindada lo lleve hacia el aeropuerto de Monterrey para abordar el último vuelo de regreso al DF. "A mí me ha ido bien, pero fíjese", dice sin apartar la vista de su BlackBerry, "todo lo que ha sucedido desde que nos vimos esta mañana: 12 narcobloqueos, seis enfrentamientos a tiro limpio entre el Ejército y los criminales, siete sicarios muertos... Mi familia agradecerá que duerma en el DF".

Una hora después, en su casa de San Pedro Garza García -uno de los municipios más ricos de México y de toda América Latina, en realidad un barrio de Monterrey-, su famoso alcalde, Mauricio Fernández, apura un tequila y escucha música clásica antes de marcharse a una cena. Lo hará rodeado de un impresionante servicio de seguridad formado -y este es un dato a tener en cuenta- por pistoleros a sueldo de Alfa, una de sus empresas familiares, y no por policías municipales. Cuestión de confianza. Aún resuena el eco de los disparos que mataron a su jefe de escoltas. ¿Por qué? Es una pregunta que casi nunca halla respuesta en México, donde el 95% de los crímenes queda impune. A falta de una sentencia, una colaboradora del alcalde ofrece la versión definitiva: "Se metió en un lugar equivocado a la hora equivocada".
El caso es que Monterrey -la Sultana del Norte, capital del Estado de Nuevo León, a dos horas en coche de la frontera texana de Estados Unidos- era conocida hasta ahora por ser la sede de importantes grupos empresariales y financieros -Femsa, Cemex, Alfa...-, así como por poseer una de las más punteras universidades de la República, el TEC de Monterrey. Pero de un par de años para acá se ha llenado de lugares equivocados, de horas equivocadas, de preguntas sin respuesta. Las principales organizaciones de narcotraficantes que se disputan la plaza -el cartel del Golfo y el de Los Zetas- protagonizan a diario los aquí llamados "narcobloqueos". Un grupo de sicarios roba tres o cuatro autobuses y con ellos bloquea una de las principales avenidas de la ciudad para evitar que el cartel rival o el Ejército interrumpa alguna de sus acciones delictivas. Otras veces lo hacen simplemente para surtirse de camionetas de lujo, para demostrar poderío, para asustar... Y a fe que lo consiguen.

La incapacidad oficial para poner coto a tanta violencia llevaron una gran cantidad de votos a la urna de Mauricio Fernández, también conocido en México como "el alcalde rudo". Su fama es mucho más reciente que su fortuna, cuya demostración más exuberante lleva por nombre La Milarca. Se trata de una mansión construida durante décadas a partir de un artesonado árabe procedente de Almagro, "bajo el que escribió Miguel de Cervantes".

Fernández habla sin tapujos ante la espada de Hernán Cortés y junto a una piscina, adornada por un arco gótico del siglo XIV, desde la que se domina todo Monterrey. Nada más llegar al cargo, en noviembre de 2009, Mauricio Fernández organizó una serie de "grupos rudos". Grupos de matones que patrullaban el municipio para mantener la sangre a raya. "Para combatir la delincuencia", explica, "hay que tener información".

Fernández llegó a reunir tanta información que hasta anunció la muerte de un famoso criminal, el Negro Saldaña, unas horas antes de que apareciera asesinado. "Parece que el Negro andaba pidiendo permiso para matarme y ahora el muerto es él", declaró Mauricio Fernández, lo que le puso en contra al presidente Felipe Calderón, nada partidario de que su compañero de formación política -el PAN- hiciera la guerra por su cuenta. Hasta la Marina mexicana se puso abiertamente en su contra cuando se descubrió que uno de los informantes "rudos" era un tipo apodado "El Chico Malo", sicario a las órdenes del cartel de los Beltrán Leyva. Mauricio Fernández no le da mayor importancia: "Ya le digo que para combatir al crimen organizado hay que disponer de información y, obviamente, ese tipo de información no la manejan las hermanitas de la Cruz".

Desde que, en julio de 2008, Alejandro Junco, presidente y editor del grupo periodístico Reforma, advirtiera públicamente del "insoportable" grado de inseguridad de Monterrey y anunciara que, para no comprometer su integridad editorial, había decidido poner a su familia a salvo "refugiándola" en Texas, la diáspora no ha hecho más que crecer. Además de la sangría diaria, una serie de sucesos concatenados ha hecho saltar todas las alarmas. El 19 de marzo, dos estudiantes del TEC cayeron bajo las balas del Ejército, que en un primer momento pretendió hacerlos pasar por sicarios. El 20 de agosto, un enfrentamiento entre sicarios de Los Zetas y cuatro guardias privados de Femsa en los alrededores del Colegio Americano se saldó con dos escoltas muertos y otros dos secuestrados. Aquello colmó la paciencia del consulado de Estados Unidos, ya muy preocupado por el alto número de secuestros. EE UU decidió que los hijos pequeños de su personal diplomático tendrían que abandonar obligatoriamente Monterrey y ponerse a salvo en Estados Unidos. Para finalizar el año más horrible de la historia de la ciudad, al amanecer del 31 de diciembre una mujer apareció colgada de un puente bajo el que miles de ciudadanos tienen que pasar para ir al trabajo. Se trataba de La Pelirroja, una conocida secuestradora que, tan solo unas horas antes, había sido sacada del penal donde se encontraba gracias a la complicidad de los funcionarios. En un principio se pensó que se había tratado de un rescate. Enseguida se supo que no. Un grupo rival la había secuestrado para ahorcarla a la vista de todos. ¿Quiénes fueron? ¿Por qué? ¿Para qué?

En Monterrey y en todo México son preguntas sin respuesta. Lo explica muy bien Arturo Cavazos, hermano de Edelmiro Cavazos, el alcalde de Santiago -un municipio a 30 kilómetros de Monterrey- asesinado este verano: "Al golpe tremendo de la muerte se le agrega el de la sospecha...". Para que Monterrey siga siendo La sultana del Norte es necesario que el ingeniero del asiento 5-A vuelva a dormir tranquilo en cualquiera de sus lujosos hoteles. Frenar la sangre. Contestar a las preguntas.

 EL PAIS - ESPAÑA

sábado, 15 de enero de 2011

Cárdenas no aparece por el PRD

EL RELEVO de Jesús Ortega en la dirección nacional del PRD se está complicando. La pretendida candidatura de unidad del ex gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, se aleja conforme se acercan los tiempos de la renovación de la presidencia perredista. Don Lázaro, quien se encuentra fuera de México, no ha tenido acercamientos formales ni comunicación con los Chuchos, nos informan. De tal suerte que no se ve en el horizonte perredista la posibilidad de un cambio terso y cada corriente comenzará a apretar con sus candidatos y exigencias. Por lo pronto, ayer hubo encerrona de la directiva perredista hasta avanzada la noche, pues el Consejo Nacional del partido debe aprobar hoy la convocatoria para renovar los órganos de dirección.

EL CASO de la nueva refinería de Pemex en Hidalgo se ha convertido en un lastre y en un asunto de disputa entre los actores políticos de la entidad. El proyecto también está relacionado con dineros, presupuestos que no se han ejercido y la paraestatal sólo tiene planeada la construcción de la barda perimetral en el curso de 2011. Ahora, el Congreso local, con el presidente de la Junta de Gobierno al frente, el legislador priísta Roberto Pedraza Martínez, está poniendo algunas fechas para que el gobierno saliente de Miguel Osorio Chong rinda cuentas sobre el ejercicio de 5 mil 500 millones de pesos, que debieron ser utilizados en 2010 para la refinería. Los legisladores están enojados porque no hay construcción y porque no saben dónde quedó el dinero.
LA SUPREMA Corte de Justicia de la Nación trabaja sin un ministro, a pesar de la comedida solicitud que hizo la nueva cabeza del tribunal, Juan Silva Meza, para que el presidente Felipe Calderón envíe una nueva terna al Senado para la elección del hombre o mujer que deberá llenar la silla vacante. El gobierno federal no tiene mucha prisa y no hay una fecha fatal para la propuesta. Sin embargo, el coordinador parlamentario del PAN en Xicoténcatl, José González Morfín, dio algunas pistas: la terna puede estar lista a partir del periodo ordinario de sesiones que inicia el primero de febrero. ¿Habrá mujeres en la nueva lista de Calderón?

UN ACTO político de primera línea saldrá durante la presentación del libro La vía radical para refundar la República, de la autoría del diputado Porfirio Muñoz Ledo. El evento está programado la tarde del próximo martes en la antigua Escuela de Jurisprudencia de la UNAM, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, con la participación del ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, el precandidato del PRD al gobierno del Estado de México, Alejandro Encinas, don Genaro Góngora, la diputada Ifigenia Martínez, el historiador Lorenzo Meyer y don Ruperto Patiño. No hay que perder de vista el mensaje que dará el tabasqueño, nos dicen.

NI LAS MALETASdejaron en la oficina. El subsecretario para América Latina de la SRE, Rubén Beltrán Guerrero, y el comisionado del Instituto Nacional de Migración, Salvador Beltrán del Río, se bajaron del avión, procedentes de El Salvador, y salieron a los medios de comunicación para dar a conocer datos de sus gestiones en Centroamérica en materia de colaboración. Las cancillerías de Guatemala, El Salvador y Honduras habían adelantado que pedirían a México una fiscalía para atender los casos de secuestros y extorsiones de los migrantes. Los funcionarios mexicanos plantearon la necesidad de que las naciones de la región trabajen de manera conjunta para atajar a los grupos de polleros que operan desde América Central. 
EL UNIVERSAL

domingo, 9 de enero de 2011

Yunque, la organización secreta

En México desde hace medio siglo hasta la actualidad, el Yunque se ha ido moviendo de manera secreta para "conspirar y someter a los tres Poderes de la Unión, a las Fuerzas Armadas, a los tres órdenes de gobierno para lograr desde el secreto, instaurar un poder atrás del trono", esto dice Luis Paredes, ex alcalde de la ciudad de Puebla y quien militó 31 años en dicha organización.
El también e­­x panista denunció en enero de 2010 al grupo secreto ante la Procuraduría General de la República (PGR) por manipular la ley y violentar las garantías individuales luego de haber sido expulsado "injustificadamente" del blanquiazul.
"Hay un modus operandi para hacerse del poder, someter a cualquier autoridad legítimamente constituida, no te combaten políticamente sino que utilizan a todos los poderes para violar las garantías individuales de la persona y en mi opinión es mas grave que lo hacen quienes gobiernan", aseguró.
Paredes está a la espera de que la PGR "denuncie las acciones ilegales de esta organización que se valen del poder público para someter a las autoridades legítimamente constituidas y en ese momento nuestra democracia pasa hacer una quimera", sentenció.
Pero la misma existencia del Yunque, a pesar de estar documentada, es puesta en duda por ex yunquistas, como el propio Manuel Espino.
"En 33 años de militancia en el PAN he escuchado las versiones francamente injustificadas de que el grupo u organización secreta del el Yunque tenga que ver institucionalmente con el PAN. No dudo que existan ese tipo de agrupaciones, lo que si afirmo con conocimiento de causa es que el PAN no esta vinculado institucionalmente a ese tipo de grupos secretos que haya habido o que exista todavía en este país".
El periodista Álvaro Delgado, quien publicó en 2005 "El ejército de Dios: Nuevas revelaciones sobre la extrema derecha en México", afirma que el ex presidente nacional del partido de la derecha fue militante del Yunque.
"Es muy curioso el caso de Espino, le hice una entrevista para el libro "El ejército de Dios" en la que el juega con su militancia y yo no tengo la menor duda de que es militante del yunque, ahora él se escabulle para negarlo".
El pasado 2 de enero el periódico El País de España publicó un reportaje en donde se presume la infiltración en movimientos "cívicos-religiosos de una nueva masonería inspirada en el poderoso Yunque mexicano", además, continua el reportaje "goza de gran influencia del Partido Acción Nacional".
Delgado dice que no puede confirmar categóricamente lo publicado por el diario español. Sin embargo asegura que desde 1970 y hasta la fecha, el Yunque ha tenido éxito en la infiltración y control de organismos empresariales "no es casual que personajes que fueron presidentes de la Coparmex como el propio difunto Carlos Abascal, Antonio Sánchez Rivera, Jorge Ocejo Moreno, Ernesto Aranda sean hoy provenientes militantes del PAN, el Yunque terminó por apoderarse del Acción Nacional como ha buscado apoderarse de partidos hegemónicos en otros países, porque el Yunque no sólo opera en México ni en España como recientemente lo publica El País, la presencia del yunque se da prácticamente en todos los países de América latina en Europa, en Asia y hasta en Filipinas".
También asegura que a partir del 2000, este grupo secreto ha logrado la conquista del poder primero a nivel de municipios luego en estados de la república y a partir del 2000 el Gobierno Federal.
El yunque, de acuerdo con la investigación de Delgado, ha utilizado a diversos movimientos como fachada para participar en la lucha política. El Frente Universitario Anticomunistas (FUA), el Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO), el movimiento de Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC) y el grupo Cívica Femenina (CIFEM) son algunos grupos creados con el propósito de que los juramentados de la organización secreta puedan participar de manera abierta no solamente en los asuntos políticos.
El periodista y escritor Álvaro Delgado apuntó que: "El Yunque se propuso desde su fundación también participar en la lucha política para la conquista del poder y con el propósito de evangelizar las instituciones y lograr el principio fundamental de la existencia de esta organización que es instaurar el reino de Dios sobre la tierra".
No obstante, el padre José de Jesús Aguilar, subdirector de Radio y TV de la Arquidiócesis de México, niega que la iglesia católica respalde un movimiento secreto con ideologías radicales y mucho menos que se infiltre en otros países como lo afirma El País.
"Nos deslindamos. En México no hemos aprendido a entender la diferencia entre que un político pueda representar a un país y siga siendo creyente de su propia fe, un ejemplo fue cuando el ex presidente de México Vicente Fox, en forma personal, asistió a la Catedral de México".
Pero Delgado señala que el Cardenal Juan Sandoval Iñiguez y Norberto Rivera "son los capellanes del Yunque".
"En España hay pasto para un movimiento como el yunque, hay sectores proclives que respaldan organizaciones como esta" sentenció.
En cuanto a la denuncia que hizo el ex alcalde de Puebla en contra de la organización secreta, Álvaro Delgado sospecha que la PGR no procederá en las investigaciones pues afirma que Arturo Chávez Chávez titular de la dependencia integra el grupo secreto

sábado, 8 de enero de 2011

Calderón reagrupa a su gobierno

MOVIMIENTOS relevantes los de ayer en el gabinete presidencial: Felipe Calderón reagrupa a su gobierno, coloca piezas clave para la definición de candidato y ordena hacer política, mucha política. Fuera y dentro de su partido, el PAN, la lectura fue unánime: hay una señal de que Calderón no está haciendo las maletas para entregar el poder, quizá a un político adversario. Lo que ayer hizo fue demostrar que dará la batalla con todo, su partido incluido.


DOS CASOS concretos documentan lo anterior: La salida de Juan Molinar Horcasitas para hacerlo aterrizar en el PAN donde, como experto en asuntos electorales, fortalecerá ese frente con las campañas del 2012 ya a la vista. Y otro, Roberto Gil Zuarth, formalmente secretario particular del Presidente, pero quien recibió el mandato expreso de la relación de Los Pinos con los interlocutores políticos nacionales y estatales.
LOS CAMBIOS en el gabinete presidencial, al arranque del quinto año de gobierno, arrojaron algunas luces sobre los resultados de las elecciones para la renovación de la dirigencia del PAN y las alianzas que se tejieron entre los grupos que jugaron en la cancha azul. Algunos panistas tienen claro que el diputado Gil Zuarth, ahora secretario particular de la Presidencia, sí era el candidato de Los Pinos. Nos dicen que la designación explica, entre otras cosas, el distanciamiento y la frialdad de Calderón con el dirigente panista Gustavo Madero. La alianza del chihuahuense con Cecilia Romero, Francisco Ramírez Acuña y Blanca Judith Díaz no fue del agrado de la casa presidencial. Aquella señal del mandatario de que la línea es que no hay línea se despeja al inicio de 2011, nos dicen.
EL COORDINADOR de los diputados del PRI, Francisco Rojas, anda que no cabe de gusto. La diputada María Cristina Díaz Salazar, compañera de fórmula de Humberto Moreira para la renovación de la dirigencia priísta, mandó un correo electrónico entre sus compañeros de bancada para darle a don Francisco todo el mérito de su elección para estar al lado de don Humberto, en pos de la presidencia y la secretaría general del partido. Según esta versión, el líder de los legisladores priístas se propuso que el coahuilense integrara a una diputada en la dupla, pareja que va en caballo de hacienda rumbo a las oficinas del Revolucionario Institucional en la avenida Insurgentes.

LOS PERREDISTAS andan en juego de espejos con la precandidatura de Alejandro Encinas para las elecciones del estado de México. Deben tejer fino para no descarrilar su relación con el PAN rumbo al proceso sucesorio de Enrique Peña Nieto. No es momento de exhibir cercanías entre militantes del sol azteca y los del mundo blanquiazul. Pero los que saben de política en ambos lados muestran prudencia y cortesía política. Ayer el alto mando perredista autorizó la consulta abierta sobre si debe haber o no alianza con los panistas. Nada está dicho aún, como en su momento ocurrió con Gabino Cué en Oaxaca. Esta historia es más compleja pero por lo pronto, todos ganan tiempo.

martes, 4 de enero de 2011

Centroamérica pide ayuda a EEUU para enfrentar a cárteles mexicanos

El Salvador y Honduras prevén un efecto "cucaracha" ante las acciones del gobierno guatemalteco contra los Zetas.
Luego de que presuntos Zetas obligaran a estaciones de radio en Guatemala a divulgar un mensaje de que el cártel empezará una guerra en centros comerciales, escuelas y comisarías, otros países se preparan para un avance más acelerado del grupo delictivo.

De acuerdo con Global Post, El Salvador refuerza la seguridad en su frontera con Guatemala para bloquear un potencial desbordamiento Zeta.

El cartel se ha beneficiado de la debilidad de gobiernos posteriores a décadas de guerrillas y mermados por la fortaleza de grupos de pandillas, por lo que Honduras y El Salvador también han desplegado tropas este año para contrarrestar la violencia de grupos como la MS-13 y la M-18, con los que los Zetas trabajan regularmente.

En Honduras, el cártel de Sinaloa contrata a jóvenes y los entrena en sus propios centros de formación, según un informe publicado en el diario "La Prensa" de Honduras.

En Costa Rica, de acuerdo con el zar antidrogas, Mauricio Boraschi, cárteles de méxico y sudamérica dan trabajo a “narcofamilias”, núcleos en áreas pobrísimas  donde se transforma cocaína en crack.

Incluso Costa Rica, que abolió su ejército hace 62 años y donde las pandillas juveniles son escasas, ha dicho que necesita fortalecer su seguridad nacional para derrotar a las bandas de narcotraficantes, incluyendo al cártel de Sinaloa, que ya opera equipos de logística en el país y en todo el istmo.

Boraschi dijo que la presión ejercida en Colombia y México han generado un "efecto globo", donde el combate a las drogas en una región da como resultado que su auge brote en otra.
Costa Rica es uno de los "gobiernos que claman por más ayuda de los Estados Unidos para detener el flujo de drogas".

En agosto, Washington prometió 165 millones de dólares pero los líderes de la región dicen que la financiación apenas ayuda a evitar que sus países se transformen en narco-estados.
Por último, el funcionario alerta que ya son tres países de Centroamérica con ejércitos en las calles.


Excelsior (México)