sábado, 18 de enero de 2014

Sorpresa en el cine.

Un día de frio de este invierno pasado, de nuevo tenía toda la tarde para mi, mi marido no volvería hasta el día siguiente.


Había una película que me gustaba, y decidí ir a verla.

Me senté en la última fila y lo más centrada posible de la pantalla.

Cuando ya habian apagado las luces y antes de que empezara la pelicula vi que se acercaba un hombre hasta donde me encontraba.

Al llegar me preguntó si estaba sola a lo que le respondía que si, tambien me dijo si me importaba que se sentara a mi lado, como es natural no puse ningún inconveniente.

Yo iba vestida bastante sexi, mi falda cortita y el escote bien colocado de manera que se pudiera contemplar mi canalillo.

Al poco de empezar la pelicula note como mi vecinito me ponia la mano en la pierna, le pregunté que que estaba haciendo a lo que contestó, que él me habia preguntado que si estaba sola y me pidió permiso para sentarse a mi lado y que estando en la última fila del cine que eso era normal.

¿Lo normal? Le pregunté.

Contestandome, si lo normal. Aqui se suele entender que cuando una persona sola se sienta en la última fila del cine, quiere decir que se presta a tener sexo ocasional con un desconocido. Que se hace lo que les gusta a cada uno y que despues antes de que se acabe la pelicula el último que ha llegado se vá y asi ninguno de los dos sabe con quien ha estado jugando. Pero visto que se trataba de un error, me pidió que le disculpara he hizo ademan de levantarse y marcharse. A mi la historia me habia puesto cachonda, me notaba humeda y encontraba de lo más excitante la idea, que cierta o no, me había contado, por ello le dije que no hacía falta que se marchara, que siendo como me lo habia planteado lo encontraba interesante y quería probar.

Como os podeis imaginar de inmediato me puso en brazo por encima de mi hombro y me empezó a besar, beso intenso y profundo al que correspondí con ardor pues la verdad estaba a tope, a continuación se puso a tocarme los pechos, para que tuviera más facil acceso me desabroche tres botones más de la blusa, me pegaba pellizquitos muy suaves en los pezones y me cogia los pechos con las dos manos y me los besaba.

Comprendía que tenía que poner algo de mi parte y empece a sobarle el paquete, por cierto un señor paquete, parecía que le iba a reventar.

Se la saque como pude y comprobé que era mucho más grande de lo que aparentaba. Se la empecé a sobar bajandole la piel del capullo, le tocaba los testiculos y a ratos le empezaba una mansturbación pero interrumpindo el proceso, no quería que se corriera rapido.

El a su vez, paso a tocarme la entrepierna apartandome el tanga llegó hasta mi clitoris y lo acariciaba a ratos suavemente para posteriormente acelerar, yo estuve a punto de correrme unas cuantas veces, la experiencia estaba resultando de lo más excitante, que descubrimiento!!!!!!.

En un momento dado, me introdujo en la vajina uno de sus dedos y colocó el pulgar sobre mi clitoris, en esa posición hacia unos movimientos, con los dos dedos detallados, como si los quisiera unir, logicamente era imposible, uno de ellos estaba en el interíor de mi vagina y el otro fuera. Al poco de iniciar estos movimientos empecé a gozar como nunca lo había hecho, que placer!!!!!!. No tardé mucho en tener un orgasmo monumental, me dejo medio mareada. Creo que me encontró el celebre punto "G".

Ahora me tocaba corresponder y prosegui lo empezado pero sin efectuar retenciones, cuando ví que se iba a correr, me subí la falda y sentandome de espaldas a el me la meti toda hasta el fondo, me quede quieta y pude notar como me rociaba con su esperme todo mi interior. La verdad es que se habia más que ganado pegarme ese polvo. Para dejarlo más satisfecho, de rodillas, me puse a lamersela y limpiarle todo el resto de semen que le había quedado.

Nos dimos unos buenos morreos y comentamos que había sido fantastico, el se colocó bien su pantalón, se levantó y se marchó.

No se quien fué el que me regaló una experiencia inolvidable y si se que no lo volvere a ver.

Al levantarme para marcharme, note como me escurria por la pierna el esperma que le había salido, me quedaba ese "souvenir".

De todas forma volveré a sentarme sola en la última fila del cine, a ver que pasa...........

Hos animo a que os dejeis llevar.

Que rico el sexo fuera del matrimonio!!!!.

martita sic