sábado, 1 de febrero de 2014

Abordada en el centro comercial

Hola, me llamo Susana, ante todo gracias a todos los que me habéis leído, sobre todo aun más agradecida a aquellos que me habéis escrito. Ante todo perdonarme por privaros del tiempo de publicación, de esos momentos tan satisfactorios como placentero para mí como para vosotros. También me tenéis que perdonar por sí algunas de mis confidencias, os habéis manchado llevados por el ímpetu de mis vivencias.


Bueno no esperéis que os diga como soy, edad, fisco o religión pues bien sabéis como soy… para aquellos que ignoréis como soy solo tenéis que pasaros por mi blogs, aunque se que no esta actualizado más por falta de pereza que de tiempo (donde muestro fotos mías), este es susanabix-misconfidencias.blogspot.com. Sabéis dicen de mí "que soy una cabeza loca", que voy por la vida avasallando aprovechándome de lo que no es mío y degustando lo ajeno (Joder, ya sabéis a que me refiero. No me considero una ONG pero solo pretendo que me satisfagan… aunque para ello, os salgáis con la vuestra y salgáis más satisfechos de lo que pretendo. Sabéis lo que siempre me ha gustado y lo que siempre he deseado, que mi vida privada es mía… y es mi vida privada, no me gusta que ningún gilipollas me llame la atención por la calle, aunque hayamos follados hace horas… no se si me entendéis.

Hola ante todo os debo de pedir disculpas por mi tardanza a la hora de publicar y aún más, aquellas pocas veces por no decir escasas en la que me conecto vía Chat por el Hotmail no os respondo, pero debéis comprenderme pues sois tantos como emails a leer y la vedad, aún no he aprendido a dividirme. En todas y cada una de mis confesiones siempre quiero... deseo es la palabra, narraros mis experiencias de manera que la podías vivir tan intensa como yo la he disfrutado. Quizás no lo plasme tan bien como desearía o aún no haya logrado implicaros, pues cuando intentó inmortalizar esos momentos intentó recordar cada minuto. Por lo que pienso donde puse mi mano derecha y donde se encontraba la izquierda, sí en esos momentos me acariciaban aquí o me magreaban allá o como y por donde me penetraban, no se sí me explicado lo suficiente para que me podías comprender. Se que aún debo de aprender y reconozco que las críticas no las llevó bien, pero no es que no quiera ayuda sino que debo de ser yo... quién comprenda donde y como corregirme.

Bueno queridos amigos pues más que lectores os considero amigos, aún más a todos aquellos que me han mandado su emails a modo de agradecimiento. Se que deseáis una cita... que digo un encuentro, pero debéis saber que no es que no quiera, sino que sois demasiados y aunque no me niego a una bacanal... no es mi gusto sin conoceros. Me gustaría que en vuestros emails me digáis de donde sois y hacer posible vuestro número de móvil, tranquí no soy de esas que no dejan de llamar y aún menos llaman a la primera. Sabéis esto que os voy a confesar me ocurrió hace algunos meses... motivo mas que evidente por lo que no me gusta ser parada por "lectores" o conocidos de paso de mis satisfacciones. Bueno continuo, lo que os voy a narrar me ocurrió tal día como hoy sábado (bueno cuando está confesión la publiqué... ignoro el tiempo que habrá transcurrido). Bueno no me enrollare más que lo necesario, por lo que no detallare lo echó durante ese día hasta ese momento... vale. No os mencionare su nombre más por que su pareja también es lectora mía y es más fácil, coger a un mentiroso que a un cojo (un dicho de aquí... del sur). Como os he comentado previamente este echó me ocurrió un sábado por la tarde, lo recuerdo bien por el echo que os voy a narrar. Os debo mentar que estaba en el centro comercial los Arcos, después de haber dejado el coche en el aparcamiento subterráneo.

Recuerdo que entre en varias tiendas incluida en el Hipercor, donde no sólo me compré algunas ropitas, colonia o zapatos. Tras salir me encamine hacia las escaleras mecánicas con la idea de entrar en “MARI PAZ” una tienda de zapatos, tras salir camine por la segunda planta hasta plantarme en los escaparate de Massimo Dutti, donde no sólo me gusto una camisa para mi sino que también para mi novio. Tras haber dado un par de vuelta por la tienda, sentí como tras sujetarme por el brazo tiraron de mi. Obviamente pensé que se trataba de algún conocido, tras girarme... inicialmente no le reconocí y eso que este, no dejaba de hablar de aquella vez. Recuerdo que le tuve que mentar que venia acompañada y que esta persona estaba en el corte Ingles, mentándome el de igual manera... que su mujer también. Tras conversar un rato amigablemente y ante mi actitud distante me sugerio el poder ir a un sitio mas intimo. Os admito que inicialmente no me gusto... que fuera abordada en pleno centro comercial, pero poco a poco y ante su conversación y por no dar la nota... cambié.

Recuerdo que me comentó que lo siguiera, tras caminar por detrás de este hasta adentrarse en el pasillo que da a los servicios y oficinas de dicho centro. Me sugirió la idea de entrar en los servicios de caballeros más por ser los aconsejable (pues un chico ante tal escena no monta un numerito como nosotras, que más parece que ha habido un crimen). Tras entrar en los servicios primero a modo de cerciorarse que no había "moros en la costa" (que no había nadie, que después algún que otro me comentáis que no me entiende), me hizo entrar sugiriéndome entrar en el habitáculo de minusválido. Más por que me mencionó que habiendo otro fuera, era lo más prudente ya que antes utilizarán ese. Tras cerrar la puerta tras de si al tiempo que me miraba y me adulaba... fue quitándose su chaquetón, invitándome a hacer lo mismo. Sabéis recuerdo que cuando comencé a quitarme mi chaqueta, le mente que echara el pestillo en el caso que no lo hubiera echado, mientras este me respondía con un "si... si..." e intentando ayudarme, acto que rehusé más bien por que se solita.

Recuerdo como al tiempo que se acercó a mi... me hizo retroceder hasta topar mis nalgas contra el lavabo, acto seguido mientras que una de sus manos la poso sobre mi mejilla con la otra apartaba mis cabellos de mi cara. Continuando por posar sus cálidos labios sobre los míos y comenzar a besarnos, sentí su lengua recorrer mis encías hasta atrapar la mía. Notaba sus manos inquietas más cuando me quito primero mi suéter, continuando por desabrochar mi sujetador y echarlo sobre el lavabo. Continúo por colocar sus manos sobre mis senos, comenzándolos a acariciar... que digo a magrearlos... uuummm. No os negaré que no me gustará pues me estaría mintiendo a mi misma, tras inclinar su cabeza de modo de introducirla entre mis pechos, dirigió su boca primero a uno para luego continuar con el otro, sintiendo como me los besaba mientras los acariciaba... como se los introducía casi en su totalidad dentro de su boca, mientras su lengua jugueteaba con mis pezones... ooohhh. Sentir como esa hábil lengua lamía y relamía mis pechos hizo que mis pezones se endurecieran aun más, acabando este por mordisquearlos hasta enrojecérmelos de dolor... mmmuuu.

Recuerdo que mientras su boca y lengua se encargaban de mis pechos... ni caí en la cuenta de sus manos, las cuales sentí como se deslizaban por mi espalda hasta llegar a mis nalgas. Comenzó a acariciar mis glúteos... mentando los duros que los tengo, me los agarraba con la amplitud de sus manos... una a cada glúteo... ooohhh. Creo recordar que entre sonidos de cisternas, murmullos de conversaciones escuché el bajar de la cremallera... obviamente de mi falda, la cual cayó al suelo. Aun recuerdo como tras separarse... retrocedió varios pasos, mentando la visión mas hermosa tenia ante sus ojos pues me mentaba verme con mayor amplitud, acto seguido soltó un sonido a modo de satisfacción... mmmuuu, quizás la visión de tenerme semi desnuda era de su agradó. A pesar de estar aún con mis braguitas, mis medias de ligas y esas fabulosas botas de caña alta tipo mosquetero (os miento como son más por los cortitos, son de esas que sobre pasa las rodillas unos 10 centímetros... quizás 15).

Aunque lo mandé bajar las voz más por que no quería que nos descubrieran... imaginarnos la vergüenza y el bochorno. Se abalanzó nuevamente a mis pechos... besando y mordisqueándomelos, hasta que el mismo tacto me dolían. Mientras sus manos abandonaban una vez más mis senos, deslizándolas hasta mi cintura y tras toparse con el elástico... bordeo este hasta mi ingle... mmmuuu. Sigo, sin llegar a quitármela introdujo sus manos por dentro de está hasta notar las palmas de sus manos sobre mis glúteos... mmmuuu, comenzó a acariciar mis nalgas que digo yo... a amasarlos nuevamente, mientras sentía como sus dedos se introducía entre mis glúteos y recorría desde el inició de mis nalgas hasta el pubis... mmmuuu. No quise quedarme atrás, por lo que hacia rato que amasaba su miembro por encima de su pantalón sintiendo su dureza... uuummm.

Recuerdo como en ocasiones escuchábamos el aporrear en la puerta seguido de un "está ocupado"... sin llegar a girar el pomo, obviamente con rapidez este respondía. Mientras que una de sus manos magreaba mis nalgas y la otra dilatada mis orificios... ooohhh, bajé la cremallera de su pantalón... entre abrí la bragueta e introduje mi mano en el interior, me tope con sus calzoncillos que obviamente bordee. Tras echar a un lado la tela con cuidado de no tirar de sus vellos... cogí su miembro, comencé a magrearlo primero en su interior hasta notar que por espacio necesitaba liberarlo... aunque era obvio que también por las dimensión. Tras cogérsela bien por su tronco y con la ayuda de mi otra mano... se la saqué, comencé a deslizar mi mano a lo largo de su tronco desde la base de sus genitales hasta su grande... uuummm.

Recuerdo como entre suplicas me pedía que se la chupara pues según el..."soy la mejor", no dejaba de mentarme que está me pertenece y que haga con ella lo que quisiera... o mejor dicho "lo que mejor se hacer". Mientras desabotone su camisa y termine por quitársela, continuando por mordisquear sus pezones hasta enrojecerse y endurecerse. Bien sabía que le duele... pero me encanta que un hombre aúlla de dolor (Joder, no sólo tienen que aullar de placer, además no puedo evitarlo). Mientras desciendo desde sus pezones hasta su ombligo y término en su pelvis al tiempo que me arrodillo, cojo su miembro y tras levantarla, le paso la lengua hasta llegar a sus genitales los cuales chupo. Mientras alzó la vista... observo como este muestra en su rostro satisfacción, sus ojos cerrados y sus labios cerrados más a modo de morderse... evitando delatarnos. Sus manos en mi nuca evita que me retiré mientras me acaricia... mmmuuu. Acto seguido vuelvo a lamer su tronco hasta su grande, donde tras restregarla contra mis labios no sólo la beso sino la trato como sí fuera un cucurucho... mmmuuu.

Tras un algo más de un cuarto de hora de hacerle sufrir... abro la boca todo lo posible, llegando incluso a sentir molestias en las comisuras. Comienzo a tragarme su polla hasta sentirla golpear mis amígdalas, llegué a sentir arcadas no por esto último sino que cuando quise sacarla este lo evitó. Acto seguido y mientras se la agarró comienzo a sacar hasta llegar a sus grande mientras mi lengua... talla su carne. Tras sacarme su polla de la boca a modo de comenzar a chuparsela... me mienta pues según el, tal trato no se la daría a un extrañó... me había podido olvidar. Obviamente no caí... sois tantos, pero esta mediría unos 18 cm y un muy buen grosor, tras cogérsela bien por su tronco y recorrer mi mano toda su maleza, la dirigia una y otra vez hacia mis labios a modo de humedecer aun mas su grande... mmmuuu.

Recuerdo que en una de esas ocasiones dirigí una de mis manos hacia mi entre pierna, acabando por descender hasta mi coñito y no veáis lo mojada que estaba, trague su polla hasta donde me dejo mis arcadas... uuummm. Estaba de lo más metía en mi "papel" cuando de forma inesperada... la puerta de abrió. No se como... miento, lo se... pero no comprendo al menos no me entra en la cabeza, como que la puerta se abrió... obviamente, este no había echado pestillo alguno. Os debo sin mentar que tras abrirse la puerta... apareció un chico, el cual tras entrar ni se percato al menos nos dio a entender de nuestra presencia. Incluso no llegó ni a cerrar aún puerta del todo, cuando anonadado se dio cuenta de nuestro numerito.

Recuerdo su primera impresión pues con rostro de sorpresa apenas a tino a decir palabra, aunque lo cierto es que no sabría deciros quién de los tres estaba más sorprendido en esos momentos... os lo juro, aunque creo que ese fue este chico pues su rostro era de incrédulo ante tal escena... se quedo petrificado. Mi “amante de turno” por suerte reaccionó, mentando a este que cerrara la puerta... pues había corriente (Joder, suerte la nuestra que no había nadie más). Mentó a este que entrará con rapidez y que tras cerrar la puerta... echara el pestillo, mentándole que entraba frió. Lo que más me sorprendió fue que sí pedirme opinión alguna, mentó a este "que sí quería participar” pues sí era así... que se aligerara.

A medida que este se acercaba a nosotros se fue bajando pantalones continuando por su bóxer, tras cogerla con la mano me la puso delante de mi rostro... hombre después del descaro de uno y el ofrecimiento del otro. No le iba a ser ese feo a este chico... si cual no tenia culpa alguna, aunque tampoco iba a desaprovechar, por lo que tras cogersela primero se la limpie con una toallita húmeda que siempre dejo a mano y acto seguido me la lleve a la boca y comencé a chuparsela. Imaginaros el momento mientras masturbaba una... me comía la otra. Tras sonar el móvil a modo de toque por parte del primero, me hizo ponerme de pie e inclinarme sobre la taza del wc, tras colocarse detrás... coloco su grande en mi entrada vaginal y tras presionar... siiiiiiiiiiii, me la introdujo. Comenzó a penetrarme primero muy despacio haciéndome gozar, continúo al compás de la melodía de su móvil, acelerando cuando este más pesado se ponía y como resultado me hizo alcanzar un estupendo orgasmo.

Mientras que al inoportuno y no menos gratificado, no deje de comérsela mientras este me acariciaba mis cabellos... mmmuuu. Sentí su mano izquierda acariciar mi nuca descendiéndola por mi cuello hasta mi espalda... ooohhh (ostias, los vellos los tenia como escarpia). Cuando está se poso sobre mis nalgas... magrear a conciencia mis glúteos, para ascender pero en está ocasión hacia mis pechos...ooohhh.

Aún recuerdo como este mientras me sujetaba por mi cintura, comenzó a acelerar sus embestidas siendo tan brutales que más me hizo creer que pretendía introducirme sus genitales. Mientras tuve que sujetarme a la cisterna mientras escuchábamos el chapoteo, recuerdo que en no mas de diez minutos este no solo exclamaba que se venía, sino que incluso aparto al chico de mi...seguramente por querer ocupar su sitio. Pero eso sí... os aseguró que recuerdo con claridad como para olvidarlo, cuando este se vino. Mirad no os digo que la situación no tenia todos los condimentos... me explicó, tenia morbo... un trío sin haberlo pensado y mucho sexo pero como el muy cabron acabó como que mi. Haceros a la idea sí el muy semental no sólo me la introdujo como tal... imaginaros como la sacó, pues sí tan pronto me la introdujo... aun más pronto se vino. Sentí sus primeros chorros chocar contra mis nalgas, acto seguido y le excuso más por dejarse llevar por la satisfacción, cuando sentí como lo vertía sobre mi cintura pero cuando sentí caer sobre mi pelo...

No le dije nada en esos momentos más por como respiraba, pues quizás fue el esfuerzo que le costaba mientras le escuchaba respirar con dificultad al tiempo que se excusaba por tal comportamiento. Obviamente le reste importancia mientras se lo mentaba, pues no deseaba que este encima le diera un infarto... pues edad tiene para eso. Mientras el chico jugueteaba con mis orificios, pidiendo penetrarme por mi orificio anal pues mentaba que aún era 'virgen" en esa práctica. Pero como no hay dos sin tres o en este caso uno sin dos, nada más poner su grande en mi orificio anal... nada más presionar, acabó por venirse... que decepción. Mientras el supuesto conocido arreglaba sus ropas mentó al chico sí deseaba complacerme, mentándole el quedarse en el aseo y sugerirle darme placer de modo de sexo oral. Obviamente decline tal oferta pues estaba cansada de la inexperiencia de uno y la falta de tacto de otro. Por lo que decidid irme a casa... solita, con la esperanza que mi hombre venga a hacerme compañía y me de su calor, bueno Besis.

Bueno chicos espero que os haya gustado y hasta pronto, os invitó a que sí me veis en alguna masa de gente... me deseéis mucho placer... Besis. Ante todo perdonarme por que quizás no me exprese adecuadamente o no plasme lo que realmente me han hecho sentir o me han hecho hacer, pues aunque lo intento una infinidad de veces que las mismas ansias por plasmar lo sucedido, no me doy cuenta y cuando lo leo más tarde… me doy cuenta que me he comido tanto palabras como símbolos (interrogaciones o exclamaciones). Lo siento enormemente, pero intentare redactaros lo mejor que pueda mis experiencias, me cuesta a veces escribir todas mis sensaciones, pues él plasmarlas creo que es lo más difícil. Para aquellos que deseáis contactar conmigo hacedlo a mí dirección de email susanabix@hotmail.com