domingo, 12 de julio de 2015

El mejor verano de mi vida

Como la visita a la casa de mis tíos se convierte en una de las mejores experiencias de mi vida junto a mi prima.

Después de haber leído algunos relatos sobre relaciones con familiares, me atreví a escribir el mío ya que es 100% real y reconozco que lo disfrute al máximo.
La mayor parte de mi familia se encuentra en un pueblo como a 250 kilómetros de la capital por lo que los que vivimos en la ciudad, cuando estamos de vacaciones, nos trasladamos al interior para estar con nuestra familia.


Por razones de estudio tenia aproximadamente 7 años de no visitar a mi familia, por lo que mi mamá planeo unas vacaciones para pasarnos parte del verano por allá. Salimos temprano de casa rumbo a ver a primos y amigos que tenia mucho tiempo de no ver. Llegamos avanzada la tarde y para nuestra sorpresa, había mucha gente esperando por nosotros, bajamos del carro y llegaron a recibirnos de manera muy calurosa. Mi tío quien era el anfitrión pidió que llevaran nuestras maletas a su casa y nos llevo a mi madre y a mi hacia la terraza de la casa de su hermano (son tres casas que están juntas pero comparten un patio amplio con una gran terraza) allí nos dispusimos a conversar de muchas cosas, habrán pasado como unos 15 minutos cuando llego otro carro, de el se bajaron dos muchachos y una chica, me impresiono ver a esta joven ya que no es muy alta (1.68 mts) pero con un excelente cuerpo, llego con unos shorts y una camiseta ajustada al cuerpo, la cual delineaba perfectamente su figura, tiene unos pechos hermosos y unas curvas impresionantes, cabello lacio negro y unos ojos expresivos.

Mi tío se levanto de su silla y los saludo, nos presento y cual fue mi sorpresa que esta chica tan hermosa, era mi prima, era hija del primer matrimonio de mi tío. Nos saludamos y seguimos la conversación, mi tío le comentaba a mi mamá que el la noche habría una fiesta de bienvenida y había invitado a varias personas a lo que le sugerí a mi madre que compráramos algunas cosas, mi tío se negó, pero yo insistí a lo que tome las llaves del carro y me fui, justo en el momento en que arrancaba el auto, mi prima abrió la puerta del pasajero y subió con la excusa de acompañarme para hacer las compras al centro.
Después de hacer las compras y hablar con algunos amigos y parientes, me fui hacia la casa de mi tío a descansar un rato para estar en mejores condiciones en la noche.

Entre ruidos y gente riendo, me desperté como a las 9:00 de la noche, mire por la ventana y vi como iba llegando la gente, así que me dispuse ir al baño a tomar una ducha y pode salir. Al salir de la regadera me fui a la recamara a cambiarme, pero me encontré con mi prima que se estaba retocando el maquillaje, estaba lindisima, con una minifalda y una blusa muy elegante:

-Que linda te vez prima, a lo que ella contesto que era una noche especial porque habían invitados especiales, mientras me decía esto, tome mi ropa para vestirme en el baño a lo que ella comento que no tenia ningún problema que me vistiera mientras ella estaba allí, me dio un poco de vergüenza ya que era la primera vez que nos veíamos, pero pense que estaría bien siendo familia, me quite la toalla quedando completamente desnudo frente a ella, se dio la vuelta y siguió mirándose en el espejo mientras yo me vestía, por alguna razón sentí que su mirada no se despegaba de mi, pero no me molesto, en un instante estaba listo y me pregunto si me gustaba el labial que usaba.

-Me parece bien, esta lindo, me gusta el color
-Si tanto te gusta, porque no lo pruebas? Mira que sabe a fresa. Miles de ideas pasaron por mi mente, me quede inmóvil por 2 segundos ya que esa había sido una insinuación clara, me acerque a ella y la bese, fue un gran beso, lleno de pasión y lujuria, tímido, pero muy tierno, no se que se apodero de mi pero empece a sacarle la ropa, ella desesperada trataba de sacar el cierre de mi pantalón.
En un momento su pecho quedo desnudo frente a mi, tenia unos senos casi perfectos, redondos, sus pezones estaban duros como rocas y empece a besarla desenfrenadamente, ella gemía de placer mientras me pedía que no me detuviera, metí mano por debajo de la falda y me di cuenta que llevaba puesto un panti con encajes, cosa que me gusta muchisimo, pose mis manos en sus piernas y rápidamente la despoje del interior, ella se saco la falda y al mismo tiempo saque la mía, quedamos completamente desnudo, ella tomo la iniciativa y se presto a hacer un 69, tenia su clítoris en mis labios, podía besarla mientras ella efectuaba una grandiosa mamada, yo sentía sus jugos vaginales descender mientras ella seguía con la practica, en un instante sentí que me iba a correr, por lo que la tome por la cadera y la levante, nos quedamos uno junto al otro y empece a buscar su vagina que deseaba penetrarla, no opuso ninguna resistencia y nos acomodamos, empezaron mis embestidas, cada ves más fuerte mientras la escuchaba jadear y pedirme más, su respiración en mi oído me hacia sentir algo único, especial, casi indescriptible, al minuto cambiamos la pose, ella se subió en mi y ella tomo el control era increíble lo que ocurría, me estaba tirando a mi prima a quien acababa de conocer solo unas escasas horas antes, ella se movía con desespero, puse mis manos en sus pecho y comencé a acariciarla, ella empezó a gritar por lo que tuve que besarla en la boca ya que podía alguien escuchar lo que ocurría, en ese instante sentí como toda mi verga entro en ella y dejo escapar un largo suspiro, había terminado la mire y me dijo:

-No pienses que te vas sin darme mi leche, en eso empezó a moverse frenéticamente, arriba y abajo, era una sensación única, cambio la posición de las piernas y siguió moviéndose, en casi un instante sentí que me iba a correr, no se si habrá sido por mi gesto o lo adivino, pero se bajo y volvió a meterse toda mi verga en la boca, comenzó a mamar hasta que estalle, fue un orgasmo impresionante... –Te gusto amor? Claro eres de lo mejor. –Bueno de ahora en adelante sabrás lo que es una verdadera mujer.